Please wait while your request is being verified...

Como detectar un tumor en el estomago

En el caso del cáncer de estómago, se pueden realizar pruebas para detectar la presencia de PD-L1 y una alta inestabilidad de microsatélites MSI-H, que también puede denominarse deficiencia de reparación de emparejamientos. También se pueden realizar pruebas para determinar si el tumor produce demasiada cantidad de una proteína denominada receptor del factor de crecimiento epidérmico humano 2 HER2, sobre todo si el cáncer está más avanzado. Los resultados de estas pruebas ayudan a los médicos a averiguar si la inmunoterapia es una opción de tratamiento véase Tipos de tratamiento.

Endoscopia. Una endoscopia permite al médico ver el interior del cuerpo con un tubo fino, iluminado y flexible llamado gastroscopio o endoscopio. Se puede sedar a la persona mientras se introduce el tubo por la boca, bajando por el esófago hasta el estómago y el intestino delgado.

La sedación consiste en administrar medicamentos para que la persona se relaje, se calme o tenga sueño. El médico puede extraer una muestra de tejido a modo de biopsia durante la endoscopia y comprobar si hay signos de cáncer. Ecografía endoscópica.

Esta prueba es similar a una endoscopia, pero el gastroscopio tiene una pequeña sonda de ultrasonido en el extremo. Una ecografía utiliza ondas sonoras para crear una imagen de los órganos internos. Una imagen ecográfica de la pared del estómago ayuda a los médicos a determinar hasta dónde se ha extendido el cáncer en el estómago y en los ganglios linfáticos, tejidos y órganos cercanos, como el hígado o las glándulas suprarrenales.

La tomografía computarizada puede mostrar el estómago con bastante claridad y a menudo puede confirmar la localización de un cáncer. El TAC también puede mostrar otras partes del cuerpo a las que podría haberse extendido el cáncer de estómago, como el hígado y los ganglios linfáticos cercanos. Esto puede ayudar a determinar el estadio del cáncer y si la cirugía puede ser una buena opción de tratamiento.

La ecografía endoscópica EUS se utiliza a menudo para ver hasta dónde puede haberse extendido un cáncer en la pared del estómago, o en zonas cercanas o en los ganglios linfáticos próximos. Para esta prueba, se coloca una pequeña sonda de ultrasonido en la punta de un endoscopio. Mientras usted está sedado, se le pasa el endoscopio por la garganta hasta el estómago.

La sonda se coloca contra la pared del estómago donde está el cáncer. La sonda emite ondas sonoras y detecta los ecos al rebotar, que se convierten en imágenes. Los médicos pueden utilizar estas imágenes para observar las capas de la pared del estómago, así como los ganglios linfáticos cercanos y otras estructuras situadas fuera del estómago.

Si el médico encuentra alguna zona inusual o sospechosa durante la endoscopia superior, es necesario realizar un importante procedimiento de diagnóstico denominado biopsia para determinar si hay células cancerosas en el estómago. Este procedimiento es la única manera de saber con certeza si hay cáncer. En una biopsia, se toma una pequeña muestra de células de un tumor y es analizada por un patólogo para determinar si las células son cancerosas.

Hay muchas pruebas y exámenes que pueden utilizarse para ayudar a detectar, diagnosticar y estadificar el cáncer de estómago. En primer lugar, su médico puede recopilar su historial médico personal y familiar y preguntarle sobre cualquier síntoma que esté experimentando, entre otros: Su médico también tendrá en cuenta cualquier factor de riesgo que pueda hacer que el cáncer de estómago sea más probable. Los especialistas del NYU Langone Cancer Center utilizan pruebas de imagen y una biopsia para ayudar a diagnosticar el cáncer de estómago.

También llamado cáncer gástrico, comienza cuando las células del estómago crecen de forma incontrolada, formando un tumor. El estómago tiene cinco capas de tejido. La mayoría de los cánceres comienzan en la capa más interna, llamada mucosa.

Se denominan adenocarcinomas. Otras formas son menos comunes. El linfoma, un cáncer del sistema inmunitario, se encuentra a veces en la pared del estómago.

Los tumores del estroma gástrico se producen en la capa muscular de la pared del estómago. Otro tipo, los tumores carcinoides, son cánceres de las células productoras de hormonas del estómago. Cuando el revestimiento del estómago parece sospechoso, el médico puede realizar una biopsia.

Esto implica la inserción de pequeñas herramientas quirúrgicas a través del endoscopio para extraer muestras de tejido con el fin de comprobar si hay signos de cáncer. Un patólogo, médico que estudia las enfermedades en un laboratorio, examina las muestras de la biopsia para determinar si la persona tiene un adenocarcinoma y, en caso afirmativo, su grado de agresividad. En los primeros estadios, cuando el cáncer se limita a las capas superficiales más altas del estómago, el cáncer puede extirparse mediante una endoscopia superior realizada por un gastroenterólogo.

En este procedimiento, la disección endoscópica de la submucosa, o ESD, el tumor se diseca del resto de la pared gástrica y se extrae a través de la boca. Una vez que el tumor invade más allá de las capas superficiales del estómago, será necesaria una intervención quirúrgica para extirpar el estómago y conectar el esófago, el tubo por el que pasan los alimentos al intestino delgado para permitir la digestión. La radioterapia utiliza haces de energía de alta potencia para eliminar las células cancerosas.

La quimioterapia utiliza sustancias químicas para eliminar las células cancerosas. Estos tratamientos suelen combinarse. El cáncer de estómago se caracteriza por el crecimiento de células cancerosas dentro del revestimiento del estómago.

También llamado cáncer gástrico, este tipo de cáncer es difícil de diagnosticar porque la mayoría de las personas