Please wait while your request is being verified...

Mujeres infieles a los 40

La edad media a la que las mujeres son infieles en el Reino Unido se sitúa entre los 25 y los 29 años, mientras que la media era más alta en España, donde la media se situaba entre los 40 y los 44 años, y en Hungría, donde la media es de 45 a 49 años. Aparte de determinar la edad en la que las mujeres son más propensas a engañar, el estudio también ofreció alguna información adicional sobre el momento en el que las mujeres son más propensas a engañar dentro de la vida matrimonial. El comienzo del año es un momento difícil para la institución del matrimonio.

Ashley Madison, un sitio de citas para personas que buscan iniciar relaciones extramatrimoniales, informa en un comunicado de prensa que enero y febrero son los meses en los que se registran más inscripciones. Y en una noticia que puede o no estar relacionada, los abogados especializados en divorcios añaden que después de las vacaciones las búsquedas de divorcios en la web alcanzan su punto máximo a mediados de enero, según USA Today. Antes de llegar a ese punto, merece la pena dar un paso atrás y analizar por qué la gente es infiel para empezar, sobre todo las mujeres, cuyas aventuras a menudo se denuncian mal o se malinterpretan.

Es fácil caer en las viejas suposiciones de que los hombres son más propensos a ser infieles, con la habitual lista de justificaciones como que no pueden mantenerla en sus pantalones. Eso es cada vez más falso a medida que pasa el tiempo. Tradicionalmente, se ha argumentado que las mujeres son más propensas que los hombres a poner los cuernos porque no están contentas con las relaciones existentes, mientras que los hombres son más propensos que las mujeres a poner los cuernos porque buscan variedad sexual o porque se les presenta una oportunidad, dice la doctora Zhana Vrangalova, experta en sexo de LELO y profesora de sexualidad humana en la Universidad de Nueva York.

Eso sigue siendo cierto en cierta medida hoy en día, pero la brecha de género en la infidelidad se está cerrando entre las nuevas generaciones. En las generaciones anteriores, los hombres eran mucho más propensos a ser infieles que las mujeres, mientras que en la generación actual las mujeres y los hombres son infieles en porcentajes similares, añade. Y la generación actual de hombres y mujeres se asemeja más en sus razones para ser infieles que las generaciones anteriores.

Uno de los datos más interesantes del nuevo libro de Esther Perel, State of Affairs: Repensar la infidelidad, aparece casi al principio. Desde 1990, señala la psicoanalista y escritora, la tasa de mujeres casadas que declaran haber sido infieles ha aumentado un 40%, mientras que la tasa entre los hombres se ha mantenido igual. Nos dice que hay más mujeres infieles que nunca, o que están dispuestas a admitir que lo son, y aunque Perel dedica gran parte de su libro a examinar el significado psicológico, la motivación y el impacto de estas aventuras, ofrece poca información sobre la importancia del aumento en sí mismo.

Entonces, ¿qué es lo que ocurre exactamente en los matrimonios para que las cifras cambien? ¿Qué ha cambiado en la monogamia o en la vida familiar en los últimos 27 años para explicar el cierre de la brecha? ¿Y por qué tantas mujeres han empezado a sentirse con derecho a un tipo de comportamiento que durante mucho tiempo se aceptó, aunque con desaprobación, como una prerrogativa masculina?

Lo que más me sorprendió de estas conversaciones no fue que mis amigos fueran infieles, sino que muchos de ellos eran tan despreocupados en la forma en que describían sus aventuras extramatrimoniales. Había engaño, pero poco secreto o vergüenza. A menudo, amaban a sus maridos, pero sentían de alguna manera fundamental que sus necesidades sexuales, emocionales y psicológicas no estaban siendo satisfechas dentro del matrimonio.

Algunas incluso se preguntaban si sus maridos sabían de su infidelidad, optando por mirar hacia otro lado. «El hecho es», me dijo una de estas amigas, «que soy más amable con mi marido cuando tengo algo especial que es sólo para mí». Descubrió que era más amable, más paciente, menos resentida, «menos perra».

Mientras escuchaba, se me ocurrió que estas mujeres describían la infidelidad no como una transgresión, sino como un acto creativo o incluso subversivo, una protesta contra una institución que habían llegado a experimentar como asfixiante u opresiva. En una generación anterior, esto podría haber tomado la forma de separación o divorcio, pero ahora, parece que cada vez más mujeres no están dispuestas a abandonar los matrimonios y las familias que han construido durante años o décadas. Tampoco estaban dispuestas a soportar el estigma de un matrimonio abierto públicamente ni a pasar por el esfuerzo de negociar un acuerdo tan complejo.

Estas mujeres recurrían a la infidelidad no como una forma de hacer estallar el matrimonio, sino como una forma de permanecer en él. Mientras que las narrativas convencionales de la infidelidad femenina suelen presentar a la mujer infiel como una parte pasiva, las mujeres con las que hablé parecían tener el control de sus propias transgresiones. Parecía haber algo nuevo en este enfoque.

En The Secret Life of the Cheating Wife: Power, Pragmatism, and Pleasure in Women’s Infidelity (La vida secreta de la esposa infiel: poder, pragmatismo y placer en la infidelidad femenina), otro libro sobre la infidelidad que se publicará en noviembre, la socióloga Alicia Walker profundiza en el concepto de la infidelidad femenina como una subversión de los roles de género tradicionales. Para ello, entrevista a 40 mujeres que buscaron o participaron en relaciones extramatrimoniales a través del sitio de citas Ashley Madison. Al igual que The State of Affairs, el texto de Walker