Please wait while your request is being verified...

Cuando vacunar a un gato

Vacunas para gatos: Cuándo y por qué hay que vacunar a los gatos de interior

Su veterinario puede aconsejarle qué vacunas necesita su gato o gatito para protegerlo de las enfermedades infecciosas. Cuando recibas a tu gatito, una de las primeras cosas que debes hacer es registrarlo en un veterinario local, que podrá llevar a cabo las vacunas que tu gatito necesita. Si adoptas un gatito o un gato con nosotros, estará vacunado antes de salir de nuestra casa.

Esa es una de las razones por las que cobramos una cuota de adopción cuando realojamos un animal. Algunos gatitos pueden ser realojados antes de que estén listos para su segunda serie de vacunas. En ese caso, se lo comunicaremos y podremos organizar su regreso y el de su gatito en una fecha posterior.

De lo contrario, puede ponerse de acuerdo con su veterinario local. Si quieres comprar un gato a un criador, consulta nuestros consejos sobre lo que debes tener en cuenta al comprar un gatito. No se puede subestimar la importancia de las vacunas para la salud general y la longevidad de su gato.

Las vacunas para gatos están probadas médica y científicamente para combatir la incubación y la transmisión de enfermedades felinas mortales. Nuestro personal veterinario se dedica a educar a los padres de mascotas sobre la importancia de las vacunas para gatos, incluyendo qué vacunas para gatos son necesarias y cuándo deben programarse. Es importante tener en cuenta que nuestros médicos no siguen un protocolo de vacunación único para todos, sino que tratan a cada paciente como un individuo y recomiendan los mejores protocolos posibles para ese gato en particular, teniendo en cuenta sus factores de riesgo, como la edad, la salud general y el estilo de vida.

Cada año, muchos gatos se ven afectados por varias enfermedades graves específicas de los felinos. Para proteger a su gatito de contraer una enfermedad prevenible, es fundamental vacunarlo. Es igualmente imperativo seguir las primeras vacunas de su gatito con refuerzos regulares durante su vida, incluso si espera que Fluffy sea un compañero de interior.

Las llamadas vacunas de refuerzo «refuerzan» la protección de su gato contra una serie de enfermedades felinas después de que los efectos de la vacuna inicial desaparezcan. Hay vacunas de refuerzo para diferentes vacunas que se administran en calendarios específicos. Su veterinario puede aconsejarle sobre cuándo debe llevar a su gato a recibir más vacunas de refuerzo.

Aunque piense que su gato de interior no necesita vacunas, en muchos estados la ley obliga a vacunar a los gatos. Por ejemplo, una ley común exige que los gatos mayores de 6 meses sean vacunados contra la rabia. A cambio de las vacunas, su veterinario le proporcionará un certificado de vacunación, que deberá guardar en un lugar seguro.

Las vacunas son una parte importante del cuidado de su gato. Las vacunas proporcionan protección frente a algunas enfermedades como la enteritis panleucopenia felina y la gripe felina calicivirus y herpesvirus felino. Los gatos vacunados no mostrarán signos de enfermedad o tendrán menos probabilidades de enfermar gravemente de determinadas enfermedades.

Las vacunas esenciales son las que deberían recibir todos los gatos no vacunados y los que tienen un historial de vacunación desconocido para protegerlos contra enfermedades clave como la panleucopenia felina, el parvovirus y la gripe felina, el calicivirus felino y el herpesvirus felino. Esta combinación de vacunas se conoce comúnmente como la vacuna F3. Si tiene un gato adulto que no ha sido vacunado o cuyo historial o estado de vacunación se desconoce, necesitará dos dosis de la vacuna básica, con un intervalo de 3-4 semanas.

Después de esto, el gato debería recibir una vacuna cada 1-3 años. Si va a introducir otro gato con un historial de vacunación desconocido en su casa, si es posible asegure la vacunación con las vacunas esenciales al menos una semana antes de llevar al gato a casa para que conozca a sus otros animales. Todas las vacunas deben someterse a rigurosas pruebas de seguridad y eficacia antes de que las autoridades reguladoras autoricen su uso en gatos.

Cuando se utilizan de forma adecuada y según las recomendaciones, son seguras y proporcionan una protección crucial para los gatos contra una serie de enfermedades. Algunas personas tienen la tentación de utilizar «vacunas homeopáticas» o pueden tenerlas recomendadas por un amigo. Sin embargo, no deberían utilizarse nunca, ya que no tienen ninguna base científica y no pueden provocar la respuesta inmunitaria específica que se necesita para proporcionar protección.

Utilice sólo las vacunas recomendadas por su veterinario. La disponibilidad de las diferentes vacunas variará entre los distintos países, porque algunas enfermedades no están presentes en todas partes y porque las vacunas no están necesariamente autorizadas y, por tanto, disponibles en todos los países. Ambos virus son omnipresentes en las poblaciones de gatos, y como la infección es tan común, y a menudo puede ser bastante grave, especialmente en los gatos más jóvenes, la vacunación se considera importante para todos los gatos.

Aunque la vacunación no siempre previene la infección por estos virus, ayudará en gran medida a reducir la gravedad de la enfermedad si un gato vacunado se infecta. Las citas para la vacunación son realizadas por un veterinario, y deberían ser una parte rutinaria del cuidado de los gatos