Contracciones musculares involuntarias en reposo

Un tirón muscular es una contracción involuntaria de las fibras que componen un músculo. Los nervios controlan las fibras musculares. Cuando algo estimula o daña un nervio, hace que las fibras musculares se contraigan, dando lugar a una contracción.

A menudo, una persona puede ver o sentir estas contracciones por debajo de la piel. En este artículo, exploramos las numerosas causas de las contracciones musculares. La mayoría de las causas son inofensivas, aunque algunas son más graves.

También hablamos de cómo tratar y prevenir las fasciculaciones musculares. Las distonías focales comparten ciertas similitudes y pueden confundirse fácilmente con calambres. La distonía se refiere a un trastorno del movimiento que se manifiesta por la adopción de posturas anormales involuntarias.

Los pacientes pueden relatar movimientos espasmódicos, incluso dolorosos, de flexión o torsión de una extremidad, del cuello, de la cara o del tronco que permanecen en una actitud persistente, por ejemplo, la postura sobreextendida/sobreflexionada de la mano, la inversión del pie, el tirón de la cabeza hacia un lado. A veces, los espasmos se producen en relación con un acto motor específico y lo interfieren, como en el llamado calambre del escritor. El inicio más lento, la contracción inapropiada de muchos músculos opuestos y las posturas inusuales evocadas ayudan a distinguir la distonía.

La queja más común de los pacientes es la de una sensación de calambre, por la que se entiende una molestia dolorosa en los músculos sin ningún endurecimiento visible o palpable. Estas mialgias son frecuentes en la infancia. También pueden observarse en una variedad de enfermedades neuromusculares y sistémicas, así como en el contexto de una fatiga generalizada sin debilidad muscular objetiva en pacientes deprimidos.

Una vez que se han caracterizado completamente los síntomas, el siguiente paso es buscar características asociadas que puedan revelar una etiología. Las preguntas apropiadas podrían ser: ¿Hay debilidad, entumecimiento o parestesias que puedan indicar un trastorno neuromuscular subyacente? ¿Se han observado fasciculaciones musculares?

Las fasciculaciones, las sacudidas musculares visibles y espontáneas debidas a la contracción de una unidad motora, pueden observarse en varios trastornos neuropáticos asociados a calambres. También pueden aparecer como una condición benigna con calambres musculares, particularmente en personas con músculos grandes. ¿Se producen ataques de mioglobinuria?

Este signo, que refleja la degradación de las fibras musculares, puede determinarse preguntando si la orina adquiere alguna vez el color de la cola. Tenga cuidado: los pacientes suelen decir que su orina se vuelve oscura y concentrada, pero rara vez admiten que realmente se vuelve marrón. ¿Existen enfermedades o medicamentos concurrentes?

Los calambres musculares espontáneos se asocian a una serie de enfermedades y medicamentos, véase el cuadro 53.2. Otro curioso fenómeno corporal relacionado con las contracciones musculares, pero diferente de ellas, es el hipo. Están causados por contracciones involuntarias y espasmódicas del diafragma, un músculo importante para la respiración. Los espasmos musculares pueden ser molestos, pero, afortunadamente, no suelen ser graves.

Como explica la North American Spine Society, un espasmo muscular es una contracción involuntaria de un músculo o grupo muscular en cualquier parte del cuerpo. Los espasmos musculares pueden abarcar desde los músculos pequeños -como cuando el párpado no deja de moverse- hasta los músculos más grandes, como ese caballo de batalla que tienes en la pierna cuando la flexionas de forma incorrecta. Un calambre muscular es una contracción repentina e involuntaria de uno o varios de tus músculos.

Si alguna vez te has despertado por la noche o te has quedado parado por un repentino calambre, sabrás que los calambres musculares pueden provocar un dolor intenso. Aunque generalmente son inofensivos, los calambres musculares pueden hacer que sea temporalmente imposible utilizar el músculo afectado. La contracción anormal puede ser causada por una actividad inusual en cualquier etapa de este proceso.

Ciertos mecanismos del cerebro y del resto del sistema nervioso central ayudan a regular la contracción. La interrupción de estos mecanismos puede causar espasmos. Las motoneuronas que son demasiado sensibles pueden disparar por debajo de sus umbrales normales.

La propia membrana del músculo puede ser demasiado sensible, provocando una contracción sin estimulación. Los iones de calcio pueden no ser recapturados con la suficiente rapidez, provocando una contracción prolongada. Los trastornos estructurales como los pies planos, las rodillas hiperextendidas genu recurvatum y las articulaciones con síndrome de hipermovilidad que pueden moverse más allá del rango normal de movimiento pueden predisponer a una persona a desarrollar calambres en las piernas.

Estar sentado durante mucho tiempo, la posición inadecuada de las piernas durante la actividad sedentaria o estar de pie sobre el suelo de cemento durante periodos prolongados pueden estar asociados a una mayor incidencia de calambres en las piernas. Las fasciculaciones musculares o tics musculares son contracciones pequeñas, rápidas e involuntarias que son demasiado débiles para mover una extremidad[1] Las fasciculaciones musculares superficiales son visibles a simple vista. Las fasciculaciones musculares más profundas pueden ser invisibles y pueden detectarse mediante pruebas de electromiografía EMG[2] Una de las muchas cosas que «fallan» a medida que envejecemos es la contracción involuntaria, no deseada y a menudo dolorosa, de los músculos de las piernas y a veces de otras zonas.

La definición médica de esto es la contracción de un músculo