Please wait while your request is being verified...

Mapa de cuba y los cayos

CUBA [ENGAÑOSAMENTE ESTA CARTA MARÍTIMA SE TITULA PARTE SUR DEL ESTRECHO DE FLORIDA, SIN EMBARGO LA MAYOR PARTE DEL MAPA, PODRÍA DECIRSE, ESTÁ DEDICADA A CUBA, AUNQUE DESDE UNA PERSPECTIVA MARÍTIMA TRATA DEL ESTRECHO ENTRE LAS BAHAMAS Y CUBA]. En cuanto a Cuba, el mapa cubre la costa norte desde la Sierra de los Órganos en el oeste hasta Cayo Fragoso, Cayo Cobos y Cayos Herradura en el este. Cartógrafo: Oficina Hidrográfica del Reino Unido.

El Banco de Cayos Sal es una zona poco conocida de las Bahamas, a sólo 55 millas al sur de Florida y 30 millas al norte de Cuba. El banco ha sido descrito como un atolón de coral de unas 40 millas de ancho y rodeado de hermosos cayos y arrecifes rocosos. Al norte se encuentra la Corriente del Golfo, que en su día estuvo marcada por un faro en el lado noroeste del Banco, construido en 1839 por el Servicio Imperial de Faros británico.

Nadie vive en el Banco de Cayo Sal, aunque la propia isla de Cayo Sal tiene una historia muy interesante. A principios de la década de 1950, un grupo de ávidos pescadores deportivos creó el Club Aeromarino de Cayo Sal. El grupo construyó una pista de aterrizaje y un puerto deportivo, una casa club y cabañas a lo largo de una hermosa playa con hileras de majestuosos cocoteros. Lo más interesante es quiénes formaban parte del club, entre ellos Ernest Hemingway y, tras la llegada de Castro al poder en Cuba, el famoso Howard Hughes.

Hughes era el testaferro de los estadounidenses, ya que la isla se utilizaba para espiar a Cuba en la época anterior a los satélites. Hoy en día la isla es estéril. Impregnada de historia revolucionaria, salsa y sol, Cuba es una isla realmente magnífica.

La Habana presume de una arquitectura impresionante, una cultura sin parangón y una dinámica vida nocturna, mientras que más allá encontrará playas de arena azucarada, ciudades coloniales que han pasado a mejor vida y magníficos paseos por montañas y valles repletos de palmeras. Utilice nuestro mapa de Cuba para empezar a explorar este cautivador país. En Santiago de Cuba, la segunda ciudad del país, hay música en directo durante todo el año, pero planifique su viaje en julio para que coincida con el carnaval anual y se una a las celebraciones festivas.

En La Habana, encontrará una nueva y excitante ola de restaurantes independientes, y una vez que se haya deleitado con la mejor cocina, baile toda la noche en uno de los clubes de salsa de la capital. O diríjase a la costa para explorar los prístinos arrecifes de coral de los cayos del norte, donde encontrará colonias de manglares y, si tiene suerte, alguna iguana. Larga y estrecha, Cuba se extiende 750 millas de este a oeste, pero sólo tiene 60 millas de ancho en la mayoría de los lugares.

Aun así, Cuba cubre 44.827 millas cuadradas y tiene la consecuencia de ser la mayor de las islas del Caribe. Más de 4.000 islas y cayos, que forman cuatro archipiélagos principales, rodean también la isla principal: Jardines de la Reina, los Canarreos, la Sabana-Camagüey y los Colorados. ARCHIPELAGOS PRIMARIOS CUBANOS Y SISTEMAS DE ARRECIFES Los Jardines de la Reina, una de las zonas marinas protegidas de Cuba, suelen recibir el honor de ser denominados las Galápagos del Caribe, lo cual es un gran elogio.

Situada al sur de Cuba, Jardines del Reina está formada por más de 600 islas y cayos. Situada a unas 60 millas de la costa cubana y con una extensión de más de 837 millas, Jardines de la Reina debe parte de su salud ecológica a su situación geográfica, ya que su distancia del centro de Cuba le permite estar aislada de turistas, cazadores furtivos y pescadores. Aunque los ecosistemas de manglares y arrecifes son prósperos, sufren la invasión del pez león y el aumento del turismo.

El archipiélago de los Canarreos alberga la Isla de la Juventud. La Isla de la Juventud es la segunda isla más grande de Cuba y se encuentra al sur de La Habana y Pinar del Río. La Isla de la Juventud es conocida por su interesante sistema de cuevas cerca de la playa de Punta del Este.

Estas cuevas están bordeadas por 235 antiguos dibujos precolombinos creados por la población indígena de la isla. La isla llamó la atención de los europeos por primera vez en 1494, con el desembarco de Cristóbal Colón en su segundo viaje al Nuevo Mundo. Aunque Colón llamó originalmente a la isla La Evangelista, se la denominó comúnmente Isla de Cotorras, así como Isla de Tesoros, hasta la historia moderna.